La oferta y la demanda

Somos lo que tenemos, desgraciadamente es así, vivimos en un mundo materialista en el que si no tienes no vales y es una pena porque se han perdido los valores más importantes, esos valores que nuestros abuelos enseñaron a nuestros padres y estos a nosotros, pero esta vez ya sin éxito.

Vivimos en un mundo muy competitivo, todos queremos lo mejor, el mejor trabajo, el mejor coche, la mejor casa y para ello trabajamos mucho, pero a veces  no es suficiente y queremos más y entonces perdemos el norte. Basta con que una persona tenga algo y lo enseñe en las redes sociales par que todas lo queramos igual para que todas seamos como loros y queramos repetir lo que esa persona hace o tiene, nos dejamos influenciar muy mucho por las apariencias. Entonces es cuando llega la oferta y la demanda de determinadas cosas, si alguien la lleva, y todos la queremos, todos la compramos, y es ahí donde las empresas sacan el beneficio, en las cosas más insignificantes y en los detalles más pequeños es en donde se esconde el éxito de una marca u otra. Lo mejor es tener los precios fijos, independientemente de cuantas se vendan u en el tiempo que se vendan.

Hace poco salió una mujer muy famosa en televisión, detrás de ella había un cuadro, un lienzo no muy caro, este se agotó en la misma semana, se pidieron mas existencias y se vendieron todas, también es cierto que el dueño de la tienda en la que se tomaron las fotos  hizo click en este link para poder hacerse con las mejores cajas para embalar cuadros y poder trasladarlos con mayor seguridad dada la afluencia de pedidos que tuvo. Esto es la regla de la oferta y la demanda, tú me lo pides yo te lo traigo al precio que sea. Las modas son así, da igual si te gusta o  no, nos dejamos llevar por los estereotipos y no tenemos en cuenta si nos gusta o n o, no valoramos si lo queremos o no porque nos gusta, simplemente lo queremos por que los demás lo tienen. Una de las muchas cosas que están estropeando esta sociedad en la que nos movemos, una de las razones por la que todos tenemos de todo y nadie somos felices, porque no tenemos lo que queremos, si  no lo que se lleva.